top of page

"Él ha resucitado" - Mensaje de Pascua del Obispo Cote

“No hay necesidad de alarmarse. Estás buscando a Jesús de Nazaret que fue crucificado. Ha resucitado, no está aquí. Mira, aquí está el lugar donde lo pusieron. Marcos 16:6

Bishop of The Diocese of Norwich
Most Reverend Michael R. Cote, D.D.,

Mis queridos hermanos y hermanas en el Señor resucitado:

Uno de los signos más grandes y significativos de la Resurrección de Jesús es Su tumba vacía. Las tumbas están destinadas a los muertos; no son lugares donde residen los vivos. Sin embargo, la tumba de Jesús es muy diferente.


“El primer día de la semana” (Mc 16,2) las mujeres que van al sepulcro del Señor quedan asombradas cuando lo encuentran vacío. Ellos fueron los primeros en escuchar la noticia de que Jesús estaba vivo. El joven vestido de blanco con el que se encontraron les dijo: “No hay necesidad de alarmarse. Estás buscando a Jesús de Nazaret que fue crucificado. Ha resucitado, no está aquí. Mira, aquí está el lugar donde lo pusieron. (Marcos 16:6)


Sin embargo, las mujeres estaban desconcertadas y asustadas. (Marcos 16:8) Se les dice que le digan las buenas nuevas a Pedro ya los discípulos de Jesús. Cuando las mujeres se lo cuentan a los Once y a los reunidos con ellas, la mayoría pensó que era “pura tontería”. (Lucas 24:11) A pesar de la duda expresada por los demás, Pedro y Juan fueron a ver el sepulcro vacío. (Juan 20:3) Juan escribe que cuando él mismo entró en la tumba; "vio y creyó". (Juan 20:9)


Nuestra propia experiencia de la Pascua este año no es tan diferente de la primera. Mientras escuchamos el informe de la tumba vacía y escuchamos que Jesús está vivo, también podemos experimentar el asombro y el desconcierto de este gran evento. Recordamos que, en medio del dolor que debió abrumar a los discípulos de nuestro Señor tras su Pasión y Muerte, llega la noticia de que Él está vivo; Ha resucitado de entre los muertos. Enfrentando el miedo y la culpa de Sus discípulos, Jesús los saluda con Su Paz. A través del poder de la Resurrección, Jesús también hace lo mismo por nosotros hoy. Llenos de Su Espíritu, ahora estamos llamados a llevar a cabo la misión del Señor. Tenemos el poder de llevar Su paz al mundo.


Como en aquella primera Pascua, Jesús nos saluda con aquellas palabras poderosas y vivificantes: “La paz esté con vosotros”. (Juan: 20:20) Su paz calma los temores, restaura el valor y fortalece la virtud. A medida que Jesús nos revela a Dios, debemos hacer que Jesús sea real para los demás. Tanto con nuestras palabras como con nuestras obras, debemos mostrar a los demás que Jesús está vivo en nosotros.


Mis queridos hermanos y hermanas, aún en medio de nuestros propios desafíos, sufrimientos y del mundo de hoy, estamos llamados a alegrarnos esta Pascua en la buena noticia del sepulcro vacío y la Resurrección de Jesús. Como las mujeres que fueron al sepulcro en la madrugada de aquella primera Pascua, nosotras tenemos la tarea de compartir esta buena noticia con todos. Que cada día lleguemos a conocer el poder de la Resurrección de Jesús, el poder de vivir Su Evangelio y traer Su paz a nuestro mundo hoy.


Tengan la seguridad de mi cercanía orante con todos ustedes; ¡Que usted y sus seres queridos tengan una Pascua verdaderamente bendecida y llena de gracia! Sinceramente suyo en Cristo,


Sinceramente suyo en Cristo,


Michael R. Cote Obispo de Norwich

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page